Gota: evita llegar a la cuarta etapa de esta enfermedad

La gota es una forma de artritis. Es tan dolorosa que algunos pacientes reportan que es tan grave como la fractura de un hueso largo. Puede ser tan grave que usted requiera un viaje a la sala de emergencias para aliviar el dolor.

Los síntomas se caracterizan por:

  • Episodios súbitos y severos de dolor
  • Sensibilidad
  • Enrojecimiento
  • Rigidez e hinchazón de las articulaciones afectadas

Una de las enfermedades más antiguas conocidas, la gota no es simplemente causada por el exceso de acido urico en la sangre, como algunos creen equivocadamente. La genética puede desempeñar un papel importante. Lo mismo ocurre con otros factores de riesgo como la obesidad, enfermedades cardíacas, diabetes y enfermedad renal. En general, los hombres experimentan su primer ataque entre los 40 y 55 años. Esta condición es menos común en las mujeres y casi siempre les afecta después de la menopausia.

Usualmente el primer ataque de gota no es el último

Aproximadamente el 60 por ciento de pacientes con gota experimentaran un segundo ataque durante el mismo año. El 78 por ciento de los pacientes tendrán otro ataque en los próximos dos años. Mientras que pueden pasar meses -o incluso años – antes de sufrir otro ataque, cuando este se da puede ser más grave que el anterior, y con más frecuencia dura más.

La buena noticia es que los síntomas de la gota son manejables si trabaja en colaboración con su médico, y si tiene una comprensión básica de la causa y cómo tratarla con éxito. Además, a través del monitoreo y tratamiento adecuados, es posible evitar episodios dolorosos y daños en las articulaciones a largo plazo. De hecho, si combina la medicación y ajusta su dieta y estilo de vida, esta enfermedad a menudo puede ser controlada completamente.

Síntomas de la gota

La gota ocasionalmente puede ser difícil de diagnosticar porque los síntomas imitan otras condiciones. Para confirmar el diagnóstico, un profesional médico tomará una muestra de líquido de la articulación inflamada y la analizará en el laboratorio. Si un paciente tiene esta condición, se hará evidente la presencia de cristales de urato. Sin embargo, la ausencia de cristales no descarta por completo el diagnóstico de esta condición.

Los síntomas a menudo se dan en la articulación del dedo gordo del pie, pero puede afectar otras articulaciones como:

  • Empeine
  • Tobillo
  • Talón
  • Rodilla
  • Tendón de Aquiles
  • Muñeca
  • Dedos
  • Codo

Etapas de la gota

Hay cuatro etapas que los médicos profesionales utilizan para clasificar la gravedad de la gota en un paciente. Con un manejo adecuado de los estilos de vida y medicamentos, es posible evitar las últimas etapas y con ello sus consecuencias para la salud del individuo.

Etapa 1 – Hiperuricemia asintomática

Características:

  • Niveles elevados de ácido úrico
  • No hay síntomas
  • El tratamiento no suele ser necesario.

La mayoría de personas tendrán niveles elevados de ácido úrico, o hiperuricemia, durante muchos años antes de su primer ataque. Muchas personas con ácido úrico elevado nunca tendrán un ataque. El riesgo de un ataque aumenta a medida que aumenta el nivel de ácido úrico.

Etapa 2 – Ataque agudo

Características:

  • Un ataque de gota lo despierta en la noche por el dolor intenso e hinchazón en la articulación
  • El dolor desaparece (incluso sin tratamiento) después de 3 a 10 días
  • Este es el momento de ver a un médico para obtener un tratamiento adecuado y descartar otra forma de artritis como causa del dolor en la articulación.
  • Durante meses o años puede no ocurrir otro ataque

Etapa 3 – Intervalo intercrítico

Características:

  • Período libre de síntomas entre los ataques
  • Funcionamiento normal de las articulaciones
  • Consulte con su médico para:
    • Determinar si los medicamentos que está tomando pueden agravar la condición
    • Revisar la dieta
    • Evaluar la ingesta de alcohol y si hay necesidad de eliminarlo de su dieta
    • Evaluar el IMC (índice de masa corporal) y si hay necesidad de perder peso
    • Discutir las opciones terapéuticas para prevenir o tratar los ataques futuros.

Por desgracia, si se ignora esta etapa se darán ataques de gota con mayor frecuencia. A pesar de que no tenga síntomas en un momento determinado, la inflamación tiende a agravarse. Un bajo nivel de  inflamación puede estar asociado con riesgos de enfermedad cardíaca y derrame cerebral.

Etapa 4 – Gota tofácea crónica

Características:

  • Esta es la etapa de la gota crónica
  • Se produce la deformidad y destrucción del hueso y cartílago afectados
  • Posible daño renal
  • Se activa un proceso inflamatorio destructivo.

Como se puede observar, la gota e hiperuricemia tienen una relación muy estrella. Por dicha, con la debida atención médica y el tratamiento adecuado, la mayoría  de los pacientes no progresan a esta etapa avanzada de gota.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *